2/11/09

Las compotas del diablo


La television americana ABC ha realizado un trabajo de investigacion en los campos de frutas del Michigan y un servicio que ha circulado en todos los noticiarios italianos muestran pequeños trabajadores recogiendo moras, arandanos y otros frutos con que se elaboran las amadas compotas y mermeladas, colosos como Walmart, Meijer y Kroger han sido señalados como empresas que venden las compotas del diablo haciendo recoger los frutos a menores mexicanos que no llegan a los 13 años de edad, las manos de estos pequeños trabajadores irregulares son mucho mas idoneas para recoger los pequeños frutos.
Una investigacion federal a partir de la se­ñalacion y los reportajes de la tv ABC durante el verano ha mostrado a la nacion americana como viven estos pequeños trabajadores y su familia, los niños han trabajado por mas de tres años en los campos de arandano cuya compota y mermelada tiene una altisima demanda en el mundo por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y de protector capilar, pero que para obtener mejores resultados se abona y se fumiga para evitar plagas, sometiendo a los pequeños a riesgos altos debido a los quimicos que se utilizan, ademas de hacerlos trabajar desde su mas tierna infancia el diablo los somete a exposicion peligrosa a agentes quimicos .

Ahora estan investigando y los multinacionales comienzan a tomar distancia a toda prisa haciendo declaraciones sobre investigacion desde las raices por violacion de la etica entre productores y elaboradores etc. El Congreso de Estados Unidos debería modificar las leyes laborales obsoletas que permiten incluso a niños muy jóvenes trabajar en la agricultura comercial estadounidense, señaló el organismo defensor de los derechos humanos Human Rights Watch.

Actualmente, la Ley de Normas Equitativas de Trabajo contempla que cualquier empleador del sector agrícola puede contratar a niños de 12 y 13 años durante una cantidad ilimitada de horas fuera del horario escolar, con autorización de sus padres.

En granjas pequeñas no existe una edad mínima para los niños que trabajan fuera del horario escolar y con autorización de sus padres. Por otro lado, se prohíbe a los empleadores de sectores distintos a la agricultura contratar a niños menores de 14, y se prohíbe que los jóvenes de entre 14 y 15 años trabajen más de 18 horas durante la semana escolar y no más de 40 horas durante las semanas de receso escolar. Ninguna de estas restricciones se aplica a los niños que trabajan en agricultura.

http://www.corriere.it/esteri/09_novembre_02/sfruttamento-minori-usa-ketty-areddia_193093d8-c7a2-11de-ace9-00144f02aabc.shtml

Lo mas simpatico de esta situacion de las compotas diabolicas y del trabajo de los menores en el propio territorio americano es que en septiembre de este año Estados Unidos denuncio en un informe el hecho terrible de que en 58 países, incluidos China, Brasil y Bolivia, la vida diaria de muchos niños no se centra en el estudio y el juego sino en el trabajo en minas, fábricas y cultivos. Hablando de los casos de explotacion infantil explicaron que en la India, menores de edad pobres fabrican los balones de fútbol con los que juegan otros niños, algo similar a lo que ocurre en China con las decoraciones navideñas y en Colombia y América Central con el café que se exporta al resto del mundo.

"El trabajo infantil y el trabajo forzoso son abusos inexcusables a los derechos humanos", dijo en un comunicado la Secretaria de Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solis.

El informe, entregado al Congreso, tiene una omision, no da los nombres de las empresas que emplean a niños o de las compañías estadounidenses que adquieren esos productos.

Solis dijo esperar que con los datos aportados por el informe, los consumidores, las empresas, los gobiernos y los sindicatos usen su poder económico para erradicar el trabajo infantil.

De los 58 países en los que el Gobierno de Estados Unidos constató la existencia de trabajo infantil, en 21 existen casos de empleo forzoso de menores, a los que sus padres u otros adultos obligan a realizar tareas que no les corresponden.

En esa lista de "semi-exclavitud" está la industria de la confección textil argentina, de la caña de azúcar y las castañas de Bolivia, el carbón vegetal de Brasil y la coca de Colombia.

Fuera de América Latina, los fabricantes de juguetes y productos electrónicos de China, dos sectores de un volumen inmenso, emplean a manos infantiles, así como los empresarios del arroz de Birmania y de los diamantes de Sierra Leona. Y una gran mancha, en el informe: los Estados Unidos olvidaron mencionar los niñitos de la agricultara propios.

1 comentario:

GaviotaZalas dijo...

Interesante post, cuánta explotación hay detrás de cada cosa q compramos??
Hace tiempo me lo pregunto desde q mi amiga me contó q al llegar a Italia la pusieron a doblar las patas de los pollos para meterlos en un plástico y me decia q cuando doblaban las patas los trabajadores se herian con los huesos rotos,,,para no hacerla larga,,,,ahora compro pollos con las patas derechas ;-))))
saluti