6/6/09

Tres mujeres...tres historias


Hoy me asombre ante una hija que detesta la madre porque està gastada su cabeza blanca, se niega a decir la palabra real Demencia senil y esgrime el termino medico como si fuera una enfermedad extraordinariamente chic...cerebropatia vascular, lo triste, lo asqueroso es que la demencia es solo perdida de el espacio tiempo, por lo demas la pobre viejita va todos los dias hasta la casa de oro de la hija a preguntarle si tiene algo que planchar o remendar para ayudarla, solo que se queda dormida en su sofa en la casa sola y silenciosa y no le gusta dormir en el amplio lecho porque sueña a su viejo marido que le sonrie y por tanto con la luz del verano se confunde y se va a casa de su adorada hija a ver si puede ayudarle a las diez de la noche.


Obra Pía


La dama pía me sonríe como Mona Lisa
Y yo la estudio, su sonrisa es como toda su vida,
Obras de caridad, trabajo de benéfica, vida de iglesia
El viejo marido que casi la dobla de años,
La casa decorada como casa de ricos hacendados
La hija que escapó de su mundo tan perfecto
El hijo que se anula y al que no reconoce ni los traumas
Ni su otro concepto del sexo...eso seria una verguenza,
el solo es un muchacho solitario, mi hija es delgada no anorexica.


Detrás de su taza de café, la dama trata de explicarme
Sus razones parecen columnas de verdad
Esta ofendida la dama pía, la buena samaritana de la iglesia
La magnifica señora de la sociedad del municipio
Nació de humanos pobres y para su desgracia
Queriendo divisiones de la madre antes de muerta
esta le ha negado su verdadero Dios, el sagrado dinero


Se siente traicionada y maldice a su hermano
La gran dama catolica no le habla a su sangre
Porque no la apoyó a robar en la vida
Pero ella , es una gran dama católica…
Ella tiene un status, ella tiene su imagen
Con taza de café y vestida a la moda
insistendo en explicar algo nunca explicable
pues a una hija que llora la madre lejana
como vas a explicarle que prefieres encerrar a tu madre

La vieja dama pía me recuerda...
Su verdadero yo, una rata gris y avariciosa.




Misión de paz


Yo te traigo mi pan y un poco de esperanza
Tu me haz dado la ternura que hasta ayer me faltaba
Mi mano bien cuidada acaricia la tuya
Y es mas bella tu mano de trabajo quebrada

Mujer del tercer mundo, madre africana
Sangre en vez de agua y millo
Sangre llena de amor para tus hijos
Sonrisa blanca , ojos de piedra


Yo te traigo mi pan por estar muy lejanas
Tu me das tu ternura y me haces más buena
Madre africana triste que ves morir tu hijo
Perdona por mis lujos , perdona a mis hijos
Y perdona también, por tanta indiferencia

Disculpa los errores, si puedes, disculparnos
Nunca haremos poco ni mucho con las manos
Si no logramos darnos un verdadero abrazo


Descendencias

Tengo una flauta triste clavada en el corazón
De un indio que sufría buscando platas para el señor
Traigo un machete duro para pelar por mi vida
De un negro rey rebelde que cubrieron de cadenas
Traigo en cada mano flores de paz para darte a ti
Y un baile sensual y lento como un ardiente canto de amor
Sangre de polinesia llega a cantarte desde mis venas
Llevo entre las manos la cruz que salva solo en la fe
De un caballero ardiente cruzado en tierra a Jerusalem.

Traigo mis ojos moros herencia de abuelo rey Boabdil
Y mis cabellos rubios del rey vikingo que vino aquí
Tengo la nariz griega que tanto amaba Ulises besar
Pero yo ire a buscarte, no hago tapetes junto al hogar.

Iré a buscarte hombre, a conquistarte con mi canción
Sabes quien soy, soy hembra, mujer, promesa hecha al amor
Usando la gran mezcla que hizo hace años la creación.



Cuestion de mujeres: amar, sufrir, ser valerosas